lunes, 30 de septiembre de 2019

Breve reflexión sobre el "libre pensamiento"versus pensamiento crítico.

Quisiera hacer unas breves reflexiones sobre el concepto de "libre pensamiento". Un concepto que siempre tuvo una connotación romántica. Un concepto al que en el pasado adherí casi con adolescente entusiasmo, incluso al punto de tener un email con la denominación "librepensador". Hoy después de la  madurez de los años no lo considero una expresión feliz. Paso a explicar:

Libertad de pensamiento, denota en cierta forma, si se toma la expresión en su literal sentido, como que uno es dueño de pensar lo que le viene en ganas. Casi como un dejarse arrastrar por las emociones sin necesidad de fundar en nada.  Básicamente libertad de pensamiento se lo puede asociar a la arbitrariedad o al puro nihilismo, que en definitiva es  su base. Hoy por consiguiente reniego de esta expresión. Ya no creo en la libertad de pensamiento sino en la libertad para ejercer el pensamiento crítico,  esa es una diferencia sustancial. Ya no se trata de dejarse arrestar por emociones y pensar lo que a uno se le viene en gana, sino que en base a los datos empíricos y al razonamiento honesto (con las limitaciones de la razón por supuesto)  pensar lo que se debe. Es decir ir a donde conduce la evidencia empírica y la lógica. 

Paradojicamente ese concepto lapso de libertad de pensamiento, en un sentido casi nihilista, fue cuna de los sistemas totalitarios que luego llegaron a ser imperantes.   Arrastrados por las emociones y el capricho personal, se crearon sistemas totalitarios que lejos  estuvieron de estar   basados en los datos empíricos y en la lógica, y paradojicamete el  libre pensador de ayer termino siendo el padre intelectual de la  represión de pensamiento de hoy.   Por eso más que hablar de libre pensamiento prefiero hablar de libertad de ejercicio del pensamiento critico, distinción que resulta fundamental a los efectos de evitar que  el cumulo de tragedias de la humanidad  siga creciendo.

Por supuesto no estoy sugiriendo que quienes quieran ejercer la libertad de pensamiento en su sentido lapso y nihilista  se les deba negar la libertad de expresión.  Pero se ha de remarcar que en cierta forma son estafadores  y padres intelectuales  de los represores del futuro.-

sábado, 21 de septiembre de 2019

La libertad versus el emotivismo

Me entero hace unos días que la comunidad de Madrid multara a un coach que ofrecía terapias para abandonar la homosexualidad. Ello fundado en la ley de protección contra LGBTifobia, contra la discriminación por razón de la orientación e identidad sexual.-

El hecho en cuestión me hizo acordar un debate que tuve con un supuesto "sesudo" del pseudo liberalismo vernáculo argentino.  Aunque no se si llamar debate a un pataleo histérico sin el más mínimo argumento racional por parte del sujeto en cuestión. Todo vino a raíz de un artículo de  Eduardo Goligorsky para Libertad Digital titulado "La manía de prohibir". En el, el columnista argentino señalaba que "El heterosexual que quiere cambiar de bando tiene abiertas todas las puertas, pero el homosexual que quiere recorrer e camino inverso se le cierran las puertas", Exprese mi acuerdo con dicho articulo en su foro virtual.-

La reacción no se hizo esperar. El contra argumento fue que "no por creer en la libertad vamos a permitir tratamientos que son casi tortura. No podemos permitirlo."  En efecto, los "tratamientos" en cuestión son algo revulsivos, pero por lo que pude averiguar son la misma porquería conductista que se usaba en los 80 para dejar de fumar.  Que yo sepa nadie se rasgo las vestiduras en aquellos tiempos.  O sea, lo indignante no son los traumáticos procesos conductictas sino el objetivo para el que se usan.  Al final del día se trata de una reacción emocional de quien siente que se han metido con su tribu.-

Se me viene a la memoria las "reflexiones" del Papa Francisco en razón al ataque de  la revista Charlie Hebdo, en el que afirma  " que si bien la libertad de expresión es un "derecho humano fundamental", tiene un límite, que es el de no ofender. No se pude provocar, no se puede insultar la fe de los demás. No se le puede tomar el pelo a la fe. No se puede. Si el doctor Gasbarri [Alberto, responsable de la organización de los viajes pontificios], dice una mala palabra en contra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo... ¡Es normal!"

En definitiva, tanto el papa Francisco como el "aborto liberalis" sostienen que la libertad tiene un límite y son ni nada más ni nada menos que sus reacciones emocionales sustentadas en su espíritu tribal.

La pregunta es ¿ Se puede afirmar que uno defiende la libertad cuando en realidad es una especie de papa Francisco"elegetebeista". Intuyo que no. 

Material  citado:
https://www.elmundo.es/madrid/2019/09/17/5d80b939fdddff099b8b4593.html

https://www.libertaddigital.com/opinion/eduardo-goligorsky/la-mania-de-prohibir-85810/


viernes, 26 de julio de 2019

Ivan Illich y las vacas sagradas


Ivan  Illich, sacerdote católico que en su oportunidad dejo los hábitos, hostigado por lo que consideraba la burocratización del mensaje cristiano.

Pensador profundo, era indudablemente un cristiano distinto. Lejos del pensamiento seco y si vida de una ortodoxia católica asfixiante al estilo Ratzinger , así también de un fundamentalismo protestante no menos patético y revulsivo, tampoco lo tentó la falsa  "humilitas" del vedettismo moral que impera en estos días en el Vaticano. Un crítico de dos grandes vacas sagradas al que el consideraba hijas de la iglesia, termino este utilizado no como la "asamblea de fieles" sino como estructura de poder hegemónico que pretende monopolizar el mensaje cristiano. Dichas vacas sagradas, son ni nada más ni nada menos que el hospital y la escuela.


Al entender de Ivan Illich, el hospital surge como consecuencia natural de la burocratización de la caridad cristiana. La institución iglesia, por criterios de eficiencia se apropia de la caridad que era común entre los primeros cristianos, los cuales siempre estaban dispuesto a dar hospedaje al enfermo o desvalido, pues en dicho mendicante estaba el propia Cristo. Como dice la escritura "En verdad os digo que cuanto lo hiciste a uno de estos hermanos míos, aun los más pequeños, a mi lo hicisteis" Mateo 25:40.

En sus libro "Némesis médica", con innumerables datos y profundas reflexiones nos dice en más de una ocasión, como el niño de la fábula "el rey esta desnudo". En más de una ocasión, aparece en dicho libro el concepto de iatrogénesis , el cual utilizado en diversos contextos puede significar el daño originado por el médico, o la producción de una enfermedad por el uso de demasiados medicamentos, o la prescripción indebida de un medicamento, y por última hipótesis la combinación indebida de medicamentos.

Noticias de los últimos días son muy ilustrativas al efecto. A una mujer se le amputa la pierna equivocada. La trasladan a otra clínica. Al parecer la pierna que en su momento debió ser amputada se puede llegar a salvar.

"Del esperma al gusano" la medicalización de la vida lo abarca a todo. Volvamos a las noticias, aunque no tan recientes, sino de algunas semanas atrás. Dejan trece horas en el pasillo de un hospital a mujer por haber parido en casa. Como la mujer no tenía medios de comprobar que era la madre biológica se llamo a la policía.

La muerte en casa no es un tema distinto. En caso de morir un pariente en casa, se deberá llamar al 911, y se abrirá un expediente por averiguación de muerte. Habrá que declarar ante la policía y eventualmente ante  fiscal y el cadáver del ser querido ira al cuerpo medico forense o su equivalente según los lares, el cual podrá ser enterrado en aproximadamente 48 horas. Casi es una obligación morir institucionalizado para no dar problemas.

Citando al mismo Illich, "la medicalización de la sociedad ha traído el fin de la muerte natural. El hombre occidental ha perdido el derecho de presidir su acto de morir",

Con la escuela tenemos otro tanto. Volvemos a citar al inspirador de este artículo "El derecho de aprender, se ve cercenado por la obligación de ir a la escuela". Institución que violenta no solo a alumnos, sino también a padres que tienen que doblegarse ante contenidos educativos que consideran perjudiciales para sus hijos. En su "La sociedad desescolarizada" Illich también nos dice "Los adiestran (a los alumnos) a confundir proceso y sustancia. una vez que estos dos términos se hacen indistintos, se adopta una nueva lógica: cuando mayor tratamiento haya mayor serán los resultados. Al alumno se lo escolariza para de ese modo confundir enseñanza con saber, promoción al curso siguiente con educación, diploma con competencia, y fluidez con capacidad de decir algo nuevo. A su imaginación se la escolariza para que acepte servicio en vez de valor. Se confunde tratamiento medico por cuidado de la salud, trabajo social por mejoramiento de la vida comunitaria, la protección policial por tranquilidad, el equilibrio militar por seguridad nacional, la mezquina lucha cotidiana por trabajo productivo".

Ivan Illich, un pensador exquisito, el cual nos nos puede dejar indiferentes.








lunes, 15 de julio de 2019

La panacea de los nuevos derechos

Han habido concepciones filosóficas que han implicado saltos cualitativos en lo que podemos llamar "proceso civilizatorio" Por civilización entiendo la concreción de la emancipación del hombre de los poderes absolutos y tiránicos que lo afectan. Aclaración que viene al caso, pues lamentablemente se entiende por civilización el status quo tal como se nos presenta. . El gran salto cualitativo se dio cuando se tomo conciencia que el hombre tiene derechos elementales por el hecho de ser tal y que tales derechos son inviolables, pues son conforme a la naturaleza humana. Negar esos derechos implica negar la condición humana.

No es algo que sucedió de un día para el otro. Durante siglos se daba como algo dado, como algo indefectible como la propia muerte, estar bajo la merced del poder absoluto. Al tomarse conciencia de que el hombre tiene derechos por el solo hecho de ser tal se pensó primariamente en la vida la libertad y la propiedad. Reconociendo esos derechos básicos se aseguraba la coexistencia pacífica.

Pero dicho movimiento puso el acento contra el poder absoluto de las monarquías tradicionales. Nunca se cuestiono el poder en si. Aparecía la democracia como la solución de todos los males políticos. Pero la democracia traía con sigo una nueva dinámica del poder con nuevos agentes detentadores este. Aparecía el político profesional buscador de votos. Este sale a ofertar en en el electorado promesas políticas, y decir  en ese contexto que solo se va a garantizar la vida la libertad y la propiedad sabe a poco. Aquí tenemos la génesis socio política de la inflación de derechos.

Aparecieron así los derechos de segunda generación o derechos económicos sociales y culturales. Se dijo que los derechos de primera generación estaban bien, pero no era suficiente. Se sostuvo  necesidad de políticas activas  a los efectos de garantizarle la dignidad al hombre.  Que no se mal interprete. No estoy en contra de las acciones mancomunadas para mejorar las condiciones de vida. ¿Pero porque delegar en la burocracia política? Es hora de decirlo. Toda acción política, aun en el mejor de los casos, es una solución basada en la coacción y por lo tanto disfuncional. No esta basada en el consenso de los involucrados.  El consenso obtenidos en los parlamentos es irrelevante desde nuestra óptica.

Se dirán que los derechos sociales hacen un contrapeso al poder económico de los beneficiarios de la "libertad" que acumulan beneficios a expensas de los débiles.  El tema esta que el  supuesto poder económico no es nunca gracias a la libertad sino a los privilegios corporativos obtenidos vía legal. Los monstruos económicos no lo son por culpa de la libertad. Es el poder político el que crea el Frankenstein. Ahora la compensación viene por los discursivos derechos sociales, que siempre han sido mera retórica y no una realidad, pues se pierde más de lo que se gana

Hemos sido hipnotizados por la retórica política. Más y mejor escuela, más y mejor sanidad pública, más y mejor policía. Se ha perdido por parte de la comunidad la capacidad de autogestión. 

Pero este proceso no ha terminado. Cada vez hay mas y más nuevos derechos. Tenemos como gran ejemplo paradigmático el de no sentirse ofendido por las opiniones de otro.  Espacios seguros contra opiniones incomodas incluso en ámbitos académicos,  en los cuales  el eje debería pasar por el debate permanente. Esos espacios seguros tienen un costo muy grande, el de la libertad de expresión. Como dice Bob Black  "a medida que los derechos aumentan aritméticamente, las contradicciones entre los derechos aumentan geométricamente. Haz las matemáticas."

Hemos generado derechos de segunda, tercera y hasta cuarta generación que contradicen o vulneran los derechos de primera (vida libertad y propiedad) Al final del día terminamos quedándonos sin  nada. Ni con la primera generación de derechos ni con la subsiguientes. Como dijo el gran Frederic Bastiat "el estado es la ficción  por la que tratamos de vivir de los demás".

Paradojicamente con estos nuevos derechos se ha creado una guerra de todos contra todos. Alguien que reclama derechos a costa de otros  es alguien que esta en pie de guerra contra el resto. El hombre es lobo del hombre hoy más que nunca.

domingo, 7 de julio de 2019

domingo, 26 de mayo de 2019

El sincericidio de Hans Kelsen


Viviendo en esta distopía de sociedades hiper reguladas, uno tiende tendencia a creer de que por lo menos los legisladores saben lo que están votando, siendo por lo menos diligentes a la hora de su arrogancia regularizadora.  Nada más lejos de la realidad. Incluso el jurista Hans Kelsen, principal representante del positivismo jurídico lo tenía en claro: "Quienquiera que este familiarizado con el proceso parlamentario reconocerá que los representantes parlamentarios votan a menudo una propuesta sin conocer su contenido, ni siquiera en sus partes esenciales. Es imposible querer algo que  su contenido se desconoce...Basta que la voten. Normalmente son muy pocos los representantes que conocen el contenido de la ley, si esta es muy extensa y muy complicada. Casi todos los que votan la propuesta lo hacen no por conocer y querer lo que se propone,sino porque confían en los que la presentan o porque se sienten obligados a seguir las directrices del dirigente de su partido. A ello podría objetarse que es indispensable que haya alguien que desee el contenido de la ley. Lo cual es cierto. Pero los que conocen y desean el contenido de la ley a menudo no pertenecen a la categoría de aquellos cuya voluntad es decisiva según la Constitución". HANS KESEN. LA JUSTICIA, PAG 135, ED PLANETA -AGOSTINI, 1993.

Queda claro, aunque Kelsen no lo mencione de manera expresa, que los autores de la ley son los lobbys o intereses creados. Difícilmente aquí pueda tener cabida  el supuesto bien común. No mientan más.

No hay nada más claro que la confesión  sincera y sin mentiras del "enemigo". Hay quienes sin embargo siguen creyendo como infantes cándidos en la sacralidad de la ley. "Dura lex sed lex", es la muletilla de los intelecualoides del derecho que todavía no tienen en claro como funciona el mundo. 

 *sincericidio: juego de palabras mezcla de sinceridad y suicidio

jueves, 16 de mayo de 2019

La nueva tiranía. El totalitarismo de centro.

Hagamos un ejercicio de memoria y situémonos  en  los principios de la década del los noventa. El muro de Berlin ya caído, las dictaduras militares de latino América extinguidas o en vías de extinguirse . Todo radiaba optimismo, estábamos en un mundo el libertad.  Hasta se llego a decir que estábamos ante "El fin de la historia y el último hombre", así se titula el libro de Francis Fukuyama. No me mal interpreten, no quiero ser otro más en la larga cola que quiere hacer leña del árbol caído con Francis Fakuyama. Yo también, usando términos  futbolísticos,me comí el amague.

Pero pronto aparecería los indicios de una contra ofensiva liberticida (dejando de lado el hecho que tampoco las cosas estaban tan bien como parecían, ello da para otro post). Muchos dijeron que es la izquierda que se recicla, pero ¿realmente es así? Si observamos la legislación liberticida en el mundo hay un núcleo de coincidencias básicas entre la llamada centro derecha y centro izquierda. Así tenemos que desde ambos lados del espectro ideológico se sostienen el puritanismo de las leyes anti tabaco, contra la prostitución, la violación de las garantías procesales e igualdad ante la ley en nombre de la problemática de genero, los delitos de opinión. sobre todo cuando versa sobre temas históricos (delitos de negacionismo) esto último  con fundamento en el Convenio Europeo de Derechos humanos, vaya paradoja.

El punto es, que si estamos seguro de alguna "verdad" con más razón se debe permitir una debate amplio de la misma. Como bien explicaba Jhon Stuart Mill "Hemos reconocido que para el bienestar intelectual de la humanidad (del que depende todo otro bienestar), es necesaria la libertad de opinión, y la libertad de expresar toda opinión; y esto por cuatro motivos que ahora resumiremos.

Primero, una opinión, aunque reducida al silencio, puede ser verdadera. Negar esto es aceptar nuestra propia infalibilidad.
En segundo lugar, aunque la opinión reducida a silencio sea un error, puede contener, y con frecuencia contiene, una porción de verdad; y como la opinión general o prevaleciente sobre cualquier asunto rara vez o nunca es toda la verdad, sólo por la colisión de opiniones adversas tiene alguna probabilidad de ser reconocida la verdad entera.
En tercer lugar, aunque la opinión admitida fuera no sólo verdadera, sino toda la verdad, a menos que pueda ser y sea vigorosa y lealmente discutida, será sostenida por los más de los que la admitan como un prejuicio, con poca comprensión o sentido de sus fundamentos sociales. Y no sólo esto, sino que, en cuarto lugar, el sentido de la misma doctrina correrá el riesgo de perderse o debilitarse, perdiendo su vital efecto sobre el carácter y la conducta; el dogma se convertirá en una profesión meramente formal, ineficaz para el bien, pero llenando de obstáculo el terreno e impidiendo el desarrollo de toda convicción real y sentida de corazón, fundada sobre la razón o la experiencia personal." 

Hoy nos encontramos ante un pensamiento único, que abarca muchos aspectos y en el cual nada puede discutirse bajo pena de ostracismo y peor aún sanción legal.
En cuanto a las nuevas formas de puritanismo allí tenemos las leyes antitábaquicas que restringen el espacio a los fumadores y prohíben su publicidad. Incluso en Australia se prohíbe el diseño en las cajetillas de cigarrillo, siendo iguales en todas las marcas. Todo este tipo de legislación se ha extendido por toda la orbe como la peste.
Así también tenemos las leyes de género o de protección de la mujer en las cuales abiertamente contradicen el principio de igualdad ante la ley, siendo diferentes las penas según el genero de la victima y del victimario.

Los mismo en cuanto a la fijación e contenidos educativos, no hay país del llamado "occidente" que no haya introducido la ideología de género en sus planes de estudio.


Vemos por consiguiente una agenda que se impone una hegemónicamente gobierne quien gobierne, agenda que es impuesta por élites que nunca fueron votadas, pero que inciden sobre los gobiernos. Gobierne quien gobierne, usted tendrá delitos de opinión,desigualdad ante la ley en nombre de la perspectiva de género, leyes antitabáquicas  y se le enseñara ideología de género a sus hijos. Nunca antes como hoy había quedado en claro que la democracia es una verdadera farsa.  
Las cosas no podían estar peor.  A la luz de todo lo descripto no se entiende la postura del llamado optimismo racional. No vivimos en el mejor de los mundos posibles y las cosas parecen que pueden ir para peor. 
El muro de Berlín cayó, las dictaduras militares son casi inexistentes, pero la libertad nunca estuvo tan en jaque como ahora.